Perdiéndole el miedo a las finanzas

Lo desconocido suele darnos temor porque es algo a lo que no estamos habituados, aunque el dinero lo manejamos a diario, a veces nos aterra porque no sabemos manejar nuestras finanzas personales.

Cuando no se sabe de finanzas, el dinero puede ser pavoroso. Lo visualizamos como corrupto, manipulador o cualquier otra entidad amenazante. En su forma más básica, el dinero simplemente es lo utilizamos para obtener un artículo o un servicio.

Cuando se trata del dinero, esta reacción de miedo es enteramente contraproducente. El temor a las finanzas es exactamente lo que nos puede lastimar de ellas.

La solución es conocerlas

Como en cualquier otra situación, tener información es la única manera de tomar decisiones educadas e inteligentes. Haz una observación de tus hábitos. Si no sabes en qué gastas, es muy fácil no checar tus consumos, darte lujos sin saber en qué se va el dinero y, finalmente, verte sorprendido cuando revises tus estados de cuenta.

Haz una lista de tus gastos inamovibles. Una vez que identifiques estos, indaga acerca de tus otros pagos. Si estos te son desconocidos, piensa en el precio de tu rutina diaria

Si aún son un misterio, busca tus recibos de las ultimas dos semanas o establece un rango de tiempo en el que no gastaras en lo que no sea indispensable. Al final de este periodo, podrás ver qué te fue fácil dejar y en qué quieres seguir invirtiendo.

Pregunta

Por último, si no sabes por dónde empezar con tus finanzas, pregunta. Para cuestiones de ahorros los bancos cuentan con programas que facilitan la administración de tus ingresos. Infórmate por Internet o servicio a cliente para aprovechar sus recursos disponibles.

Artículo Relacionado   Descubre cómo viajar como local

Si lo que buscas es orientarte en problemas financieros, inversiones, deudas, etc., no dudes en buscar a un profesional confiable. Conseguir a un asesor financiero es una buena inversión para mantener tus cuentas claras y tus metas alcanzables.

Por más que sintamos que el dinero se nos escapa, está más en nuestras manos de lo que pensamos. Es más, su manejo está enteramente a nuestra disposición.  El problema es que nos quitamos la responsabilidad y culpamos a fuerzas externas por nuestro mal uso de él.

Perdiéndole el miedo a las cuentas y finanzas y dejando de voltearnos para el otro lado es la mejor manera de hacer que nuestros ingresos rindan y generar la mayor cantidad de beneficios.

Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario