Ya no viviré con mis padres, ¿qué debo saber?

Sin duda, salir por primera vez de casa de nuestros padres es un paso difícil ya que la economía inicial de un joven adulto es un poco restringida. Te damos unos tips para hacer esto realidad.

Todo cuesta

Prioriza tus salidas, gastos y obligaciones. El sentido de libertad recién adquirido puede hacer que nos sintamos invencibles, pero salir a comer todos los días o de fiesta todos los fines de semana no es una necesidad como tener luz y agua.

De igual manera, la tarjeta de crédito no es un objeto mágico que regala dinero; eventualmente se tendrá que pagar, entonces utilízala con moderación. Busca un balance y cuestiona todos tus gastos debidamente.

Administra tu tiempo

Ya sea que tus padres te estén patrocinando o generes tus propios ingresos, ahora tú eres responsable de pagar tus servicios a tiempo. No tener registradas las fechas de caducidad o guardar recibos tiene consecuencias, como que te corten el gas o te endeudes fácilmente.

Ahora eres todólogo y debes prepararte para tener el doble de responsabilidades. Contar con un calendario en un lugar visible es esencial para anticipar fechas de mayores y menores gastos para administrarte y hacer pagos.

Ahorrar

Es relevante en cualquier etapa, circunstancia y lugar. Me atrevería a decir que es lo mejor que puedes hacer por ti mismo financieramente. Este hábito puede salvarte en cualquier emergencia (y como principiante no falta que se presente tal ocasión).

Está bien preguntar

Muchas cosas las vamos aprendiendo con el tiempo, pero aprender de alguien que tiene experiencia puede ahorrarnos errores propios. Cómo hacer pagos, cuánto cuestan los servicios y dónde es mejor comprar son buenas preguntas que los padres y otros conocidos nos pueden responder.

Artículo Relacionado   14 regalos para ti este San Valentín
Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario