Robo famélico o justificado por la necesidad de comer

El “hurto famélico” es el robo que cometen personas de escasos recursos que no tienen la solvencia económica para satisfacer sus necesidades básicas de comida. Actualmente existen alrededor de 5 mil personas encarceladas y pagando sentencias de hasta 10 años.

En el Código Penal, este tipo de delito no está tipificado en específico pues las autoridades lo ubican solamente como robo sin ahondar en especificaciones y particularidades del caso.

Debido a la pobreza de las personas que cometieron el hurto, no tienen acceso a una defensa debida a su caso.

Además, es cuando la corrupción de los ministerios toma ventaja de esto y lo utiliza para inflar las estadísticas de lucha contra el crimen.

Hay miles de personas encarceladas sólo por hurtar comida.

Justificación ante el Código Penal

En el artículo 405 del Código Nacional de Procedimientos Penales, se considera que el delito es excluyente cuando se da por necesidad justificada, en este caso el de satisfacer la necesidad de comer.

Son causas de justificación:

  • El consentimiento presunto
  • La legítima defensa
  • El estado de necesidad justificante
  • El ejercicio de un derecho
  • El cumplimiento de un deber.

O son causas de inculpabilidad:

  • El error de prohibición invencible
  • El estado de necesidad disculpante
  • La inimputabilidad
  • La inexigibilidad de otra conducta

Hay que considerar que, en este tipo de robo, no existe violencia pues las personas, viéndose en la necesidad de comer, tomaron la comida sin agredir a nadie.

Verónica Delgadillo y Jorge Álvarez, representantes de Movimiento Ciudadano, propusieron que este tipo de robo quede libre de sanción.

Siempre y cuando no se hayan utilizado medios violentos, no se use el engaño y que sólo sea por una sola ocasión.

Artículo Relacionado   ¿Qué es el IVA?

Además de que los objetos robados hayan sido para satisfacer una necesidad personal o familiar.

¿El robo de rapiña se justifica?

Los tráilers que se voltean más a menudo son vehículos que transportaban refrescos, cervezas, detergentes, animales, y lo que los residentes hacen es llevarse cuanto más puedan para ellos revender el producto.

Se considera como robo, no hay justificación, pues las personas tomaron un producto que no satisface necesidades básicas.

Una cerveza no aporta proteínas y menos un refresco.

Las personas que hurtan estos productos lo hacen con avaricia de tomar cuanto más se pueda para ellos sacar provecho de algo que no les pertenece.

En el pasado terremoto del 2017, un tráiler transportaba víveres para los damnificados de Oaxaca se volcó, decenas de personas vieron esto como oportunidad y se apropiaron de las despensas.

La ayuda nunca llegó a los damnificados de Juchitán pues saquearon las 15 toneladas de víveres.

Los rapiñeros sabían que la ayuda era para los damnificados.

Ellos se aprovecharon de una doble desgracia para obtener un beneficio que no les correspondía.

Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario