La historia de cómo la Segunda Guerra Mundial ayudó a la economía de México

La historia de cómo la Segunda Guerra Mundial ayudó a la economía de México

Hay quienes piensan que el arte y la economía son dos rubros tan distintos que nunca convergen, sin embargo, cuando se le da un repaso a la historia podremos encontrar momentos donde han viajado largas etapas históricas de la mano. Para entrar en contexto: durante esta época se desarrolló la Segunda Guerra Mundial. Nuestro país, con una buena posición geográfica, tuvo grandes beneficios en la demanda por parte de los estadounidenses.

Además, había seguridad para invertir en la nación, lo cual hizo que la producción y fuerza de producción se fuera a Estados Unidos: se encontraban escasos de manos obreras debido a que gran parte de su población se enlistó en el ejército.

El país vecino del norte se iba quedando sin recursos y el beneficio a nuestra nación empezó: la proximidad y cercanía hizo que el gobierno estadounidense comenzara a importar recursos esenciales: grafito, plata, cobre, ganado y productos agrícolas, siendo México el principal cliente.

Conforme pasaban los meses, la industria mexicana crecía. En cuanto a inversiones de extranjeros, en 1939, el inicio, había casi 500 millones de dólares. En 1945, cuando ya todo había terminado, esa cifra había aumentado a poco más de 600 millones. Y el producto interno bruto creció un porcentaje sin igual: 10%.

Por si no fuera poco, en la época de la Segunda Guerra Mundial, específicamente en 1943, fue cuando se fundo el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El cine de oro en la economía mexicana…

Por otro lado, el cine mexicano estaba en la que es denominada cómo la época de oro, la cual es enmarcada de 1936 a 1959. Es bien sabido las razones de este boom: debido a la Segunda Guerra Mundial, naciones importantes cómo Estados Unidos y la gran parte de Europa, dejaron de hacer películas. No era una prioridad en ese momento.

Artículo Relacionado   2019, el año vegano

Además, otros factores fueron determinantes para que las películas mexicanas triunfaran, como los materiales. En especifico la celulosa, importante para la fabricación de películas y armamento: ¿Qué sería más importante, entonces? La respuesta clara y concisa: los soldados necesitaban más de artillería que de cultura.

Casi para finalizar, la BBC empezó a comprar programas de música mexicana: el publico inglés era asiduo a escuchar de las melodías que componían los connacionales.

Finalmente, todo lo que empieza tiene que acabar. Con el tiempo, las producciones mexicanas empezaron a tener un menor presupuesto, por lo tanto, la calidad era menor que en la época del cine de oro y la gente las dejó de consumir. Además, la proliferación de películas hollywoodenses y los productos televisivos, terminaron por sepultar el gusto de los extranjeros por el cine nacional.

Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario