¿Quiénes serán sustituidos por la automatización y la inteligencia artificial?

¿Quiénes serán sustituidos por la automatización y la inteligencia artificial?

A estas alturas, muchos de nosotros hemos interactuado con un robot. Si hemos comprado algo por la red, si reservamos un boleto de avión, del cine o de un concierto, si utilizamos un motor de búsqueda o simplemente nos distraemos en nuestras redes sociales, lo hemos hecho.

La idea de un ser de hojalata que imita torpemente a un humano es la imagen que el cine y los medios han creado de los robots; sin embargo, la inteligencia artificial es intangible, interactúa con nosotros a través de ciertos dispositivos.

Se trata, en realidad, de programas computacionales que automatizan y resuelven operaciones para ofrecer un resultado concreto.

Ya sea dar cambio en la máquina del estacionamiento, calcular cuántas personas podrían ver un video en Facebook o imitar la ruta de vuelo de una abeja. Son matemáticas.

Por ello, la aparición de la inteligencia artificial ha suscitado muchas interrogantes, particularmente en el campo laboral. Se plantea que muchos trabajos se perderán debido a la automatización y los robots.

Sin embargo, esto no es necesariamente cierto. Algunos segmentos perderán más rápidamente en esta transición; otros, debido a su complejidad, no tendrán cambios.

Datos sobre la inteligencia artificial

En un estudio realizado por el Brookings Institute, se advierte sobre la forma en la que la inteligencia artificial irá reemplazando a los seres humanos en los próximos 25 años.

Aunque los empleos que más perderán las personas serán aquellos “repetitivos”, es decir aquellos que no requieren de cierto grado de abstracción o creatividad.

Ejemplificando lo anterior, podríamos hablar de cajeros, empacadores, transporte, producción de bienes y administradores de oficina serán los más afectados.

Artículo Relacionado   Trabajos que están desapareciendo

Además, el estudio continúa, existe una correlación entre género, etnia y edad en el proceso de automatización por el que atraviesa el mundo. Así, se observa que estadísticamente los hombres son más susceptibles a ser reemplazados por autómatas que las mujeres. 

Lo mismo sucede con las etnias, ya que los trabajos desempeñados por latinos (refiriéndose al territorio estadounidense) son aquellos que se van a automatizar primero.

Después vienen, las etnias indígenas locales y la comunidad afroamericana. Los menos susceptibles son los blancos y los asiáticos.

En cuanto a los grupos de edades, las personas más jóvenes son las que van a ser sustituidos por máquinas. De esta manera, el grupo de entre 16 a 24 años tiene un 50% de probabilidad de ser sustituido por máquinas automatizadas.

Por otro lado, los trabajos ejecutados por adultos mayores de 65 años se mantienen con una probabilidad más baja, cercana al 39.6%.

El porvenir a la vuelta de la esquina

La automatización de ciertas actividades humanas es ya un hecho y paulatinamente se irán integrando aún más trabajos; ello no significa que nuestro empleo esté en peligro o que seremos desplazados por máquinas.

La dinámica social nos dirá que así como ciertas actividades son realizadas por robots, también aparecerán nuevas actividades que requerirán humanos para hacerlas.

O bien, algunas disciplinas que estaban en cierto olvido, serán necesarias en el nuevo entorno, como filosofía como una de las principales profesiones necesarias en el desarrollo de la inteligencia artificial.

La era de la automatización y la robótica ha iniciado, por ello es necesario prepararnos para recibir de buena manera al futuro y convertirlo en nuestro aliado.

Artículo Relacionado   América Latina es la nueva ruta de la seda para China
Rubén Vázquez

Rubén Vázquez

Profesor en la UNAM desde hace 20 años. Fue subdirector de Difusión en el Tribunal Electoral de la CDMX y es Consultor de comunicación digitalpara diversas empresas e instituciones, entre las que destacan Overlap, Mazda, Brandwatch, Secretaría de Turismo, Gobierno de Aguascalientes, Gobierno de Hidalgo, Cruz Roja Mexicana, así como distintas organizaciones políticas y no gubernamentales. Columnista en Forbes México sobre temas de tecnología, finanzas y marketing, en el IMER sobre política y tecnología y en MVS sobre política.

Mis columnas

Deja un comentario