Navidad, finanzas e infancia

Próximamente será navidad y los niños esperan juguetes, dulces y ropa, pero también es oportunidad para dotarlos con la enseñanza del ahorro e inversión.

Ser padre no es fácil, cada época tiene su reto al igual que cada hijo requiere un método de crianza distinto por lo que enseñarles cosas útiles puede ser el mejor obsequio que les puedes dar.

Haz uso de la literatura

Transmite el saber milenario a tus hijos mediante cuentos y anécdotas, diles historias que los inspiren a querer saber más y poner en práctica lo que escucharon. Los cuentos son herramientas de aprendizaje para tus hijos, que además les tocará fibras muy intimas que recordarán por siempre.

Asimismo, el cuento es un recurso narrativo con el cual puedes abordar prácticamente cualquier tema y transmitir conocimientos y lecciones de vida a tus hijos, en este caso, el hábito de ahorrar, cuidar los recursos o soñar con el futuro.

Predica con el ejemplo

Si alguien se da cuenta de todo lo que haces como padre son tus hijos, son más listos y perceptivos de lo que crees. Por eso, es relevante que transmitas buenos ejemplos, es decir, que seas coherente con lo que dices y con lo que haces. ¿Qué van a pensar tus hijos si les dices que ahorren cuando te ven sufriendo por pagar deudas o llegar a la quincena?

Cuando saques dinero de un cajero y esté contigo, explícale que es dinero que te ganaste con tu trabajo y las horas que te tomó ganarlo, lo que implicó y hubo que sacrificar para que llegara hasta ahí.

No les cumplas todos sus caprichos, enseñarle a un hijo que la vida es dura y que tiene límites los convertirá en adultos responsables y sanos.

Artículo Relacionado   ¿Cuándo es momento de cambiar de empleo?

Raíces amargas con dulces frutos

¿Cuántas veces no has estudiado o aprendido algo para pasar un examen, y tiempo después ya no te acuerdas de nada? Resulta más común de lo que piensas, este tipo de aprendizaje se basa en usar la memoria y no razonar lo que quieres aprender. Para que esto no suceda con el hábito del ahorro, es necesario que lo explicado se vea reflejado en acciones y sobre todo en el cumplimiento de las mismas.

Busca que tu hijo defina una meta de ahorro: un juguete, un dulce, una entrada a algún sitio, etc. Ayúdalo a ponerla por escrito y péguenla en un lugar donde la pueda ver. La recomendación es que empiece por la meta que menos dinero cueste, al cumplirla, se motivará y sabrá que puede alcanzar la siguiente. Procura que sean metas realistas.

Puede empezar ahorrando en una pequeña alcancía o cochinito donde guarde cada cierto tiempo una parte de dinero que le des. Recuerda, no lo que él quiera o le sobre, sino una cantidad fija, por ejemplo 20 pesos a la semana.

Conforme desarrolle el hábito, el siguiente paso es abrir una cuenta de ahorro formal. Actualmente existen diversas opciones, por lo general el monto de apertura es bajo y son un gran instrumento financiero para familiarizarse con otros conceptos financieros como la tarjeta de débito, el saldo, cajero automático y banco.

Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario