Las deudas buenas vs las deudas malas

Las deudas buenas vs las deudas malas

La palabra deuda inmediatamente se asocia con una falta de dinero, que claramente es malo. Pero no todas las deudas terminan en bancarrota, siempre que tengamos posibilidad de resolverlas.

Las deudas, por definición, se generan cuando algo (generalmente dinero), se le debe a otra persona o institución. No suenan como una situación favorable, al menos que se plantee la idea de una manera distinta.

El autor Eric Tyson, hace esta distinción en su artículo How to Decrease Debt.

Deuda buena

Las deudas “buenas”, son las que se pueden considerar una inversión. Es decir, gastar ahora para ganar después.

Estas pueden ser la educación, bienes raíces, arrancar un negocio o cualquier cosa con un costo beneficio favorable.

En este caso, deber dinero no es catastrófico si hay un plan para pagarlo y todavía generar ganancias con el tiempo.

Deuda mala

Por otro lado, hay algunas cosas que no son una inversión sin importar cuánto las justifiquemos.

Cualquier cosa que no ofrezca más que satisfacción personal no puede generar deuda buena, especialmente si no hay manera de pagar lo que se debe.

En otras palabras, si no aporta algo para el bienestar y el futuro, es una deuda que debes evitar o minimizar a toda costa.

Artículo Relacionado   ¿Cuánto cuesta tener pareja al mes?
Para empezar a sanar tu deuda hoy haz click aquí


Deja un comentario