Fondo de ahorro vs caja de ahorro

Existen prestaciones no obligadas por la ley como el fondo y caja de ahorro, que sólo un porcentaje de las empresas entrega a sus empleados, y les genera grandes beneficios y satisfacciones.

En México como en otros países, algunos empleadores, ya sean empresas o instituciones, cuentan con lo que se le ha denominado fondo de ahorro y/o caja de ahorro. Ambas son formas de guardar dinero para el trabajador, pero funcionan de manera diferente.

¿En qué consisten?

Los fondos de ahorro son una prestación laboral en la que el trabajador compromete un 13% de su salario quincenal o mensual durante un año fiscal, y a su vez la empresa o empleador aporta la misma cantidad o más, dependiendo del acuerdo laboral previamente establecido en el contrato.

Esta es una forma de ahorro benéfica para el trabajador porque ese porcentaje al momento de recibirlo se encuentra exento de ISR (excepto en salarios que superen 10 veces el salario mínimo por el 13% de las aportaciones); a su vez, es benéfica para las empresas porque el monto acumulado es deducible de impuesto dado que se lo pueden determinar como parte de su plan de previsión social. El monto total de estas aportaciones se le entregan al trabajador una vez al año, o en su caso, al momento en que termine la relación laboral con esa empresa.

Por su parte, las cajas de ahorro son un instrumento donde se determina un monto especifico como aportación a la caja de forma periódica por un lapso previamente acordado. Las cajas de ahorro dependen completamente de las aportaciones del trabajador, pero son una medida eficaz para que mantengan un mejor control de sus finanzas personales, percibiendo únicamente un porcentaje del total de su ingreso mensual, pero ahorrando el resto para poder retirarlo en un plazo de seis meses o un año, por ejemplo.

Artículo Relacionado   “Terminé mis estudios ¿Ahora qué? ¿Un trabajo?”

¿Cómo funcionan y cómo poder calcularlos?

Los fondos de ahorro pueden ser quincenales o mensuales. Si eres afortunado de contar con esta prestación, esto quiere decir que, si tu salario mensual es, por ejemplo, $10,000, al mes tu aportación al fondo de ahorro será de $1,300 (o $650 quincenales).

Por su parte, la empresa generalmente aportará la misma cantidad que el empleado, por lo cual tu ahorro total al mes es de $2,600. Esta aportación se acumula por todo un año o ejercicio fiscal (x 12 meses), por lo que tu ahorro al momento de recibir el fondo será de $15,600 (empleado) + $15,600 (empresa)= $31,200. Dicha cantidad se encuentra exenta de impuestos tanto para el empleado, como para la empresa (medida de previsión social).

En el caso de la caja de ahorro, el empleado debe acudir al área de finanzas de su trabajo para determinar el porcentaje mensual de ahorro para su caja, el cual se mantendrá constante por el lapso acordado. Si el mismo empleado decide ahorrar el 10% de su salario, cada mes estará ahorrando $1,000 ($500 quincenales). Este ahorro lo hace únicamente por parte del trabajador, por lo que, si el periodo es de 6 meses, habrá ahorrado $6,000. Aunque suena al mismo tipo de ahorro que se logra en una cuenta bancaria, las cajas de ahorro cuentan como medidas de control externo, donde el empleado contempla su salario como la cantidad resultante tras el descuento de la caja.

Ambas son formas muy sencillas de ahorro que muchas empresas han puesto a disposición de los empleados y que los acerca a mantener un mejor control y manejo de sus finanzas. Aunque son a largo plazo, el ahorro final es una recompensa ante todo el trabajo realizado durante ese año.

Artículo Relacionado   Cómo destacar entre otros candidatos: tips para conseguir empleo
Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario