Presupuestos por ti, para ti

La actual inestabilidad económica, donde los costos de distribución, importación y disponibilidad de productos de consumo básico se ha vuelto un problema, es vital que preparemos nuestros presupuestos.

Los presupuestos son una necesidad de todos los mexicanos hoy en día. Sea que ganes poco o mucho mensualmente.

Obsérvalo en tus viajes al mercado, súper o tiendas departamentales; aunque cada producto cueste dos o tres pesos más que hace medio año, ese aumento es por producto; por eso, aunque ahora hayas comprado menos productos, tu gasto es el mismo o más que hace seis meses.

La importancia de un presupuesto radica en que aprendas a controlar lo que quieres y puedes gastar. El primer y más simple error que los mexicanos llegan a cometer, y es la primera lección para todos aquellos que quieran obtener una tarjeta de crédito, es querer gastar más de lo que ganan realmente.

Si mensualmente gastas el débito que tienes, y dependes del crédito para completar tus gastos, comenzarás a generar intereses que en ocasiones terminarás pagando en años.

Un presupuesto debe ser una tarea fácil que te ayude primero a estabilizar tu economía, y posteriormente a ahorrar dinero si así lo deseas. Ahora, no te dejes llevar por la creencia de que como tienes una ganancia mensual, tu presupuesto debe ser mensual.

Realizamos gastos diariamente que pueden reducir tu dinero semanalmente y dejarte sin ahorro mensual. Una estrategia efectiva es crear un presupuesto semanal que te permita planear por semana, y ajustar en caso necesario para la siguiente. Planear cada semana te permitirá tener un control más real y fácil de tus compras, gastos y ahorros.

Artículo Relacionado   3 cosas que vale la pena cambiar en tu boda

Principales pasos que debes tomar para un presupuesto semanal

1.-Si tienes una, dos, o más actividades laborales, haz la suma total de tus percepciones reales a la quincena o al mes. Esto ya debe tomar en consideración el pago de impuestos que tendrás ese mes.

2.- Realiza un análisis de tus gastos por semana. Identifica cuánto pagas en los servicios de tu casa, préstamos, rentas, etc. y observa cuándo y con qué periodicidad tienes tus gastos más grandes y cuándo los menos pesados. Recuerda que los gastos discrecionales (personales y no indispensables) son los primeros en reducir tu presupuesto por ser emergentes.

3.- El ver tus gastos de forma semanal te permitirá contar de forma más certera todos los gastos que hacer porque mensualmente es más fácilmente que pierdas la cuenta de ciertos gastos. Además, recuerda que en ocasiones el mismo pago mensual que recibes en vez de durarte cuatro semanas, te debe alcanzar para cuatro semanas y media.

4.- El siguiente paso es el más importante pero crucial: crear y mantener tus nuevos comportamientos de compra. Controlar lo que compras depende de controlar tu actuar, y psicológicamente se dice que hay cuatro pasos para establecer un comportamiento:

1) Contemplación: qué gastarás, qué puedes ahorrar, etc.

2) Preparación para la acción: realizar tu presupuesto, y cargar sólo el dinero necesario.

3) Acción: cumple con tu presupuesto, apégate lo más posible y si existe un gasto emergente, analiza qué tanto lo necesitas o no.

4) Mantenimiento: crear estos presupuestos semanalmente los establecerá en tu referente cognitivo y te ayudará a controlar tus gastos y lograr tus metas financieras.

Artículo Relacionado   ¿Qué escoger un fideicomiso universitario o un seguro educativo?
Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario