Los gastos hormiga afectan tus finanzas personales

Los gastos hormiga afectan tus finanzas personales

Comencemos aceptando que un gasto es un gasto por mayor o menor que sea, aunque solemos creer que nuestros hábitos cotidianos de consumo están pensados y son moderados.

Así que nos parece un tanto insignificante para nuestras finanzas comprar el café de la mañana, cigarros, uno que otro dulce o chocolate, un snack, un juguito, agua, dar una propina al franelero o ¿qué tal una boleada? Todos estos gastos minan nuestras finanzas y se van acumulando casi sin darnos cuenta.

Tomemos conciencia, por ejemplo, comprar una lata de refresco al día ($12) se traduce en un gasto mensual de $240; una cajetilla de cigarros al mes ($50), en $200, y dos cafés diarios en un mes ($30) resultan en $600.

Esto significa que anualmente habremos gastado por refrescos $2,880; por cigarros, $2,400, y por el café $7,200. Estamos hablando de un gasto hormiga anual total de $12,480.00 ¿Y si añadimos los demás antojos, conciertos y propinas?

Los gastos hormiga están por todas partes y es muy fácil que pasen desapercibidos, porque sólo ponemos atención a los grandes desembolsos como el pago de la renta, del mantenimiento, el recibo del teléfono y la luz, la mensualidad del auto, el tanque de gasolina, la colegiatura de los hijos, la atención médica, un imprevisto económico, etcétera.

De hecho, los “pagos chiquitos” que ofrecen algunas empresas están basados en la imperceptibilidad del esquema gasto hormiga.

Algunos puntos a considerar de los gastos hormiga

Para que vivas la segunda mitad del año sin “hormigueos económicos”, te invitamos a tomar conciencia de estos “pequeños caprichos”. Para ello te compartimos los siguientes tips:

Artículo Relacionado   8 mandamientos contables para las finanzas sanas
  • Antes de obedecer a tu impulso emocional, detente dos segundos a pensar si puedes pasar del antojo o éste es superior a tu razón.
  • Sé consciente de tus hábitos de consumo y discrimina aquellos que no te brinden ningún beneficio, más allá de un placer instantáneo, pero fugaz y además pernicioso para tu salud.
  • ¿No puedes llegar a la oficina si no pasas primero por un café? Mejor prepáralo en casa y llévalo en un termo. Si te gusta el buen café, cómprate una cafetera y un café de grano de buena calidad. Seguramente ahorrarás dinero y el café te sabrá más rico y fresco.
  • Si caminas trayectos cortos en lugar de utilizar el coche o el transporte público, podrías ahorrar y mejorar tu salud, que siempre son la mejor inversión.
  • Tomar taxis es muy cómodo, pero también muy caro. Si no puedes prescindir de este “lujo”, planea tus salidas. Busca a un taxista de confianza que te ofrezca una tarifa fija. Ahorra unos pesos y viaja seguro.
  • Cuando compres, registra todos estos gastos en una libreta o en un formato que tú mismo puedes crear. Así podrás calcular cuánto dinero “se llevan las hormigas” a la semana, al mes y, finalmente, al año.
  • De acuerdo con estimaciones de especialistas en el tema, los gastos hormiga representan cerca del 12% del ingreso anual de un trabajador. Así que, si controlas tus gastos hormiga, ese dinero podría convertirse en un ahorro considerable para tus proyectos importantes, como darle mantenimiento a tu hogar, juntar el enganche de tu casa o adelantar las mensualidades de tu coche.
Artículo Relacionado   6 apps que debes conocer si amas viajar
Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario