Salud y dinero, dos inseparables

Salud y dinero, dos inseparables

Seguro has notado que la gente adinerada, también goza de buena salud física, esto nos revela que mucho de su éxito reside en la disciplina con la que gobiernan sus vidas y finanzas.

En el caso opuesto donde gente con menores ingresos padecen de males mayores como son obesidad, diabetes, hipertensión, etc. Esto no quiere decir que siempre sea así o sea norma, pero nos dice mucho sobre el tipo de sociedad y de individuos que somos.

Equivalencias de salud y dinero

Sabemos que para tener buena salud debemos dormir ocho horas, ejercitarnos con regularidad, comer balanceadamente, tener actividades al aire libre, frecuentar al médico y los amigos.

Lo mismo pasa con el dinero, debemos ahorrarlo, diversificarlo invertirlo y disfrutar de los rendimientos del mismo. Pero, ¿por qué si sabemos esto no lo hacemos?, ¿qué es lo que nos impide tanto vivir sano como gozar de salud financiera?

Temor al éxito

Si conocemos lo que queremos y luchamos día con día por fincar nuestros sueños, ¿por qué nos cuesta tanto lograrlo?, es decir si nuestra meta es una maestría en la Universidad de Stanford, ¿porqué erramos el camino y no planificamos el trayecto hacia ello? En vez de esto, gastamos nuestro talento y dinero en actividades poco lucrativas o afines a lo que deseamos.

Expertos de la American Psychological Association (APA) afirman que la gente le teme más de lo que se imagina a alcanzar sus sueños, porque piensa que si lo logra perderá toda motivación.

Además, en recientes investigaciones en diversos grupos focales entre personas de 20 a 40 años, describieron que el fracaso o los obstáculos actúan como escudo ante la frustración y la realidad, ya que es más sencillo decir “no lo conseguí por culpa de x” en vez de afrontar que tal vez no tuviste voluntad o ánimo de seguir adelante.

Artículo Relacionado   Hábitos que debes dejar saliendo de la universidad

Sucede exactamente igual con el dinero, en ese mismo grupo experimental de la APA, se les preguntó cuáles eran sus ingresos y si contaban con algún método financiero para invertir su dinero.

Sorprendentemente sólo siete personas de 100 tenían dinero guardado e invertido en algo, ello se tradujo en que los participantes además de no tener genuino interés en alcanzar sus sueños tampoco les importaba adquirir hábitos de ahorro.

Conductas impulsivas y malas decisiones

El mismo estudio arrojó que, las conductas impulsivas y las malas decisiones, en el pasado hacen que las personas no deseen volver a intentar probar otro método de ahorro o dieta según sea el caso. Prefieren mantenerse en el área de confort, que volver a intentar cualquier alternativa desde tener una vida activa hasta los sacrificios en lo cotidiano.

Recuerda que las malas finanzas personales y la mala salud, causan problemas que crean mayor desencanto a la larga, más vale volver a intentar que perder por completo el bienestar. Vale la pena luchar por lo que aspiras desde tu peso ideal hasta la casa de tus sueños.

No permitas que factores ajenos como el marketing, la incertidumbre y pánico de masas te contagien. Mantén tu voluntad firme en lo que te interesa, en especial si son tu salud y finanzas las que están en juego.

Si necesitas un préstamo personal haz click aquí


Deja un comentario